Buganvillas

 



Ha llegado el otoño,

dicen que nuevos comienzos.

Pero aquí sigue tu recuerdo

y mi corazón lleno de buganvillas.

Como ese souvenir del agosto pasado

del amor

los pelos

la saliva

y tus piernas enroscadas alrededor de mi boca.

Ahora tengo miedo que al abrir la gabardina

se escapen las hojas secas,

se pierda tu olor,

se me congele el corazón.

Porque si me rompo,

no voy a tener fuerzas para unir 

los pedazos que han quedado de mí.

Comentarios