No hay playa


Vagón 1. 9:55. 30 grados.
Atravesar campos de Castilla
rumbo al mar.
Ojalá.

Traqueteo imaginario bajo el ventilador
que lleva a otros estíos
de adolescencia y merendero
primeros amores
secretos fugaces.

Veranos de aviones y amigos
playa en el Algarve
crêpes en París
sudar en Brooklyn.

Este verano huele a apatía y asfalto.
Cambio de planes,
calles en llamas.
Ardiendo como arden los cigarros,
el Tinder
o el futuro.

Dicen que después de la tormenta
siempre llega la calma.
Quien no se consuela
es porque no quiere...

...al final, fue un verano como todos en la capital.

Comentarios

Entradas más vistas