La niña de las maracas



La niña de las maracas tiene un corazón
que baila al ritmo de un bolero.
Su música huele a palmera y sal.

La niña de las maracas es capaz de hacerte viajar en el espacio
con el brillo de sus ojos.
Y te transporta a otro tiempo,
otro mundo,
otra vida.

La niña de las maracas tiene una sonrisa
que inunda de alegría,
que invita a reír
cantar
bailar
saltar.

La niña de las maracas hace magia con su música,
su mirada,
su sonrisa.

Y si observas con fuerza al mirarte en el espejo,
descubrirás que su estela sigue viva en el fondo de tu alma.
Y cada noche vuelve para cantarte bajito al oído
un bolero
que suena a recuerdos.
Que sabe a Cuba.

Comentarios