La casa (no)


¿Cómo se vuelve a una casa que ya no es casa?
Que no existe.
Que se fue.
Que cambió de nombre,
           de sitio,
           de alma.

Es extraño volver a la ciudad en la que naciste
y sentir el vacío por sus calles,
como una sombra que persigue tus pasos.

Debe ser el andar del tú de los veinte años.
Con todos los errores pasados,
          los amantes,
          los miedos.

Ahora mi casa viene conmigo allá donde voy.

Sin muebles,
ni libros,
ni objetos.

Mi casa es el amor,
los recuerdos,
los momentos.

Mi hogar es otro.
Mi hogar es él.

Comentarios

Entradas más vistas