Araña



En la playa hay una casa.
En la casa una habitación.
En la habitación humedades.
Y en las humedades, una araña.

Tiene las patas largas
y teje.
Sin importarle que estemos los humanos.
Teje.
Ajena a todo, de punta a punta.
Teje.

Quise matarla,
pero me dijeron que ahuyentaba a los mosquitos.
Aún así me han picado
hasta treinta veces en piernas y brazos.

Maldita araña.
Que no pica, pero calla
cuando muerden los mosquitos
como si fueran pirañas.

Comentarios