Golden Brain Star


La suerte es un factor muy equívoco.
La suerte no llega de un día para otro.
La suerte se busca.
La suerte se crea.

En el camino sentirás que los demás brillan como una supernova.
Imponente.
Cegadora.
Brutal.

Pero las supernovas tienen una vida fugaz y su final es triste,
pues terminan convertidas en agujeros negros.

Las estrellas, en cambio, puede que tengan un brillo más discreto.
Intermitente.
A ratos espectacular y otros casi inapreciable.

Pero nunca dejan de brillar
por toda la eternidad.

Comentarios